30Setembre

LOS ORÍGENES DEL BOXEO

LOS ORIGENES DEL BOXEO

El boxeo, ¿cuales son los orígenes de esta práctica que nos parece tan moderna?

Pues bien, el orígen es bien remoto, es un deporte que se han practicado desde la antigüedad en todos los continentes con excepción de América.

Se cree que el origen del boxeo es africano con más afluencia en la zona de la actual Etiopia, y se remonta al año 6000 a. C. Desde aquí esta práctica se difundió primero a la civilización egipcia donde años más tarde lo exportaron a la civilización de Creta y, a Mesopotamia desde la cual se expandió a la India.

Las luchas que se realizaban en sus inicios eran las llamadas "riñas de puños", de ahí la etimología de la palabra "boxing", el cual era un concepto ya utilizado en Inglaterra en el siglo XVI.

A principios del siglo XVIII, el boxeo ya es un deporte popular en Londres y en algunas ciudades inglesas, donde se luchaba por dinero y los espectadores hacían apuestas. En inglaterra y en esta época, esta actividad era una mezcla brutal de lucha libre y combate a puño limpio.

En 1719, un luchador de Oxforshire conocido como James Figg, es reconocido como el primer campeón de Inglaterra y reinó hasta su muerte, en 1734. Lo sucedió su discípulo, John Broughton, más conocido por Jack Broughton quien mantendría la supremacía hasta 1750.

Jack Broughton (luchador ingles a "puño limpio"), a la edad de 36 años, debutó en 1741 en Londres, en un torneo de boxeo con puños desnudos que cambiaría para siempre el concepto de este tipo de luchas.
Broughton era un chico recio y fuerte, medía 1,80 metros y pesaba casi 90 kilos. Se enfrentó a George Stevenson, un luchador que llevaba ya tiempo en este mundo. Stevenson era conocido en este deporte por su rapidez y porque tenía mejor juego de piernas que su contrincante pero Broughton era más pesado y golpeaba con mayor solidez y eso resultó crucial esa noche. La pelea concluyó cuando Broughton derribó a Stevenson con un directo por debajo del corazón. Stevenson falleció tres semanas más tarde a consecuencia de las lesiones sufridas.
Broughton, quedó hundido tras el fatal desenlace y pensó en abandonar la práctica del boxeo, pero luego tuvo la vital necesidad de diseñar una serie de reglas que previnieran la reiteración de hechos como aquel.

Fué quien por primera vez organizó en esta disciplina un conjunto de 7 reglas, creando con ellas lo que serían las primeras directrices de este deporte. Estas reglas empezó a aplicarlas en el coliseo del cual era propietario y que era referencia para muchos luchadores ya que era el más grande e influyente del momento.

Jack Broughton recogió estas 7 reglas en un reglamento con el que pretendía convertir el boxeo en un deporte más humano y científico, dotándolo así con un enfoque técnico y metódico y optimizando los golpes y desplazamientos.

Estas siete reglas de Jack Broughton evolucionaron más tarde en las London Prize Ring Rules (Reglas del Cuadilátero del Premio de Londres), que son ampliamente consideradas como la primera piedra de este deporte que más adelante se convertiría en el boxeo, antes del desarrollo de las Reglas del marqués de Queensberry en la década de 1860.

Su contribución a este deporte es considerado como incalculable puesto que previamente a el las luchas solían tener desenlaces desastrosos puesto que se conducían con más músculos que cerebro y con frecuencia como salvajes festivales de golpes con muy pocas reglas.

Broughton aportó muchas más cosas a este deporte, desarrolló un sistema de parada, «golpes de lejos» (lanzamiento en retiro), parada y restricción de golpes, y su defensa, de acuerdo a los contemporáneos, era tan completa que lo volvía casi intocable.

Jack Brouhton también aportó grandes elementos importantes en la actualidad para este deporte.
Creó los los guantes de boxeo.
Estos guantes fueron llamados «amortiguadores», que eran utilizados por los alumnos de su academia de boxeo y que eficazmente los protegía del inconveniente de los ojos morados y lesiones importantes, las mandíbulas rotas y los sangrados por la nariz, aunque no siempre fueron utilizados en el cuadrilátero profesional.

También creó los cuadriláteros de madera y la lona en la base del mismo. Estos cuadriláteros estaban colocados a 1,80 metros del suelo. Con ello quería evitar la invasión de los espectadores al ring cuando se celebraba alguna pelea en la que gente invertía grandes cantidades de dinero y que querían, una vez avanzada la pelea, ver al detalle a los luchadores por los que habían apostado.

Tras muchos años aplicando el reglamente de Jack Broughton y sus sucesivas mejoras, en 1867, se impusieron las reglas de la marquesa de Queensberry, otro gran entusiasta del boxeo. Este nuevo reglamento, es el que estableció el uso obligatorio de guantes, prohibió usar técnicas de lucha en el ring y dictaminó que los asaltos durasen 3 minutos.

La pasión y entereza de Jack Broughton permitieron que éste, en lugar de abatirse y dejar de prácticar su deporte favorito tras el mortal acontecimiento de Londres, pensara en humanizar el boxeo con el fin de evitar daños irreversibles a los contrincantes. Al morir en 1789, el "padre del boxeo moderno" fue sepultado en la Abadía de Westminster y fue miembro del primer grupo que ingresó en el Hall de la Fama del Boxeo Internacional en 1990.

Con ello podemos ver que todo deporte llevado a cabo por profesionales y con el mayor respeto hacías sus contrincantes es digno de ser disfrutado y respetado por todos los que nos gusta esta disciplina.

 

Sandra Arévalo

 

 

Posted in DYM ADULTOS

  • 4.0/5 rating (6 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Horaris

Atenció al client
disponible 8 hores al dia

Dilluns-Divendres: de 9:00 a 22:00

Dissabte: de 10:00 a 13:00

Diumenge: Tancat

Contacta

 

Els nostres Centres

  • contact-image

    Sitges

    938 94 89 87
  • contact-image

    Vilanova

    935 16 91 00
  • contact-image

    Segur de Calafelll

    695 96 79 56

 

Direcció

  • C. Samuel de barrachina

    08870
  • C. Havana 17

    08800
  • C. Rin 1 (Port Segur de Calafell)

    43882

centrosdym@gmail.com

+34 935 16 91 00